LA RUTA A LA LIBERTAD DE LA ADICCIÓN

El abuso de las drogas y el alcohol causa efectos desastrosos en la sociedad que van mucho más allá del individuo atrapado en las garras de la adicción. El tráfico de drogas ilícitas se estima en 400 mil millones de dólares anualmente, lo que significa casi una décima parte de todo el comercio internacional y una cantidad mayor al Producto Interno Bruto del 88% de las naciones del mundo.

Cientos de millones de vidas son afectadas por las drogas ilícitas, con muchas que terminan antes de tiempo. De acuerdo al Reporte Mundial de Drogas de la Oficina de las Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen, los consumidores de drogas ilegales oscilan entre 162 millones y 324 millones; 3.5% a 7% de todas las personas en edades de 15 a 64 años.

Estados Unidos es el líder mundial en muertes por drogas, con una tasa de mortalidad relacionada con las drogas de 142 personas por millón, tres veces el índice global.

Eso se traduce en 40,000 muertes cada año, superando los índices de muerte por accidentes de tráfico en EE. UU. En la primera década del siglo XXI, las muertes por drogas aumentaron más del doble entre los adolescentes y los adultos jóvenes, y aumentaron más del triple entre aquellos de 50 a 69 años.

El uso de fármacos opiáceos que se venden sin receta se ha incrementado casi un 200% en Estados Unidos desde 2008.

La adicción no sólo aflige al típico “adicto a las drogas”, ni está limitada a las drogas tradicionales de la calle.

Cada estadística y cada caso representan una tragedia humana: un trabajo o una carrera perdida, ahorros despilfarrados, una persona herida o debilitada o una familia destruida. El abuso de las drogas es una crisis que debe ser encarada y resuelta por los individuos y familias, por las comunidades y la sociedad en general.

La ahora ampliamente refutada política de “guerra contra las drogas” de Estados Unidos libró la batalla perdida de atacar el suministro de drogas ilícitas, pero la respuesta final es reducir la demanda por las drogas por medio de reducir el abuso y la adicción a través de la educación y prevención eficaz de drogas, así como la liberación eficaz y continua de la adicción.

Cada estadística y cada caso representan una tragedia humana: un trabajo o una carrera perdida, ahorros despilfarrados, una persona herida o debilitada o una familia destruida.

Esta es la meta del programa educativo y de rehabilitación de drogas de Narconon. Su red mundial de centros de rehabilitación y de especialistas en educación sobre las drogas ofrecen soluciones funcionales a individuos, familias y comunidades que buscan un camino a la libertad de la adicción.

Acerca de Narconon Los Molinos

CENTRO SOCIOEDUCATIVO DE REHABILITACIÓN DE DROGAS Y ALCOHOL
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s