Los médicos no encuentran justificación científica para el uso terapéutico del cannabis.

La Organización Médica Colegial (OMC) ha considera que, “de momento”, no hay justificación científica para que se valore el uso terapéutico del cannabis, y, por tanto, exige que éste disponga de un “respaldo científico sólido”, se someta al control estricto de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) y se sigan los procedimientos habituales establecidos para cualquier otro fármaco.

 

imagen

La Organización Médica Colegial (OMC) ha considera que, “de momento”, no hay justificación científica para que se valore el uso terapéutico del cannabis, y, por tanto, exige que éste disponga de un “respaldo científico sólido”, se someta al control estricto de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios(AEMPS) y se sigan los procedimientos habituales establecidos para cualquier otro fármaco.

En estos términos se ha referido la Asamblea General de la Organización Médica Colegial que ha refrendado, por unanimidad, un informe del Observatorio de la Prescripción de la OMC sobre el uso terapéutico del cannabis, donde se recuerdan sus posibles efectos adversos para el sistema nervioso central, que pueden provocar alteraciones psíquicas, además de sus repercusiones en el aparato respiratorio.

Esta misma semana, la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados ha dado luz verde a la creación de una subcomisión para analizar la posible regulación en España del uso terapéutico del cannabis y derivados, a partir de una proposición no de ley impulsada por Ciudadanos.

Estudios en contra de su uso

La OMC recuerda que “aprovechando el vacío legal existente, prolifera el cultivo de esta planta, al igual que la oferta de productos agroquímicos y fitosanitarios, su venta por internet, su publicidad directa, etc. Todo ello forma parte de una industria expansiva que mueve anualmente cifras exponencialmente crecientes. No en vano, España se ha convertido en el segundo país europeo en consumo de cannabis, sólo por detrás de Francia”.

La organización nacional también se muestra reacia a la proposición no de ley presentada por Ciudadanos en el Congreso, el pasado mes de febrero, que afirma que el cannabis ha demostrado importantes efectos antieméticos capaces de prevenir las náuseas y vómitos asociados a numerosos tratamientos; que es capaz de mejorar el dolor neuropático y la espasticidad de la esclerosis múltiple y para la epilepsia.

Al respecto recuerdan que se disponen de otros medicamentos indicados ante la emesis inducida por la quimioterapia en pacientes oncológicos, sin esos efectos secundarios anteriormente aludidos y sin relación con el uso del cannabis; igualmente, para el dolor neuropático, ninguna guía internacional recomienda derivados del cannabis, y tampoco se encuentran evidencias científicas para su utilización en el caso del tratamiento de las epilepsias.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

UN PORRITO ANTES DE IR A CLASE

Muchos jóvenes fuman cannabis antes de su jornada escolar para poder afrontar su vida y por no tener esperanzas en su futuro, según un estudio.

Muchos jóvenes españoles reconocen fumar cannabis antes de entrar a clase para poder «afrontar su vida» y por las «escasas» perspectivas de futuro que les brinda la sociedad, según han avisado diferentes expertos con motivo de la presentación del ‘Estudio Sociológico Cualitativo sobre consumo de alcohol y cannabis en jóvenes y adolescentes’, realizado por la sociedad científica Socidrogalcohol y recogido por Europa Press.

Actualmente, la edad de inicio de consumo al cannabis se sitúa entre los 16 y 17 años, si bien, y a diferencia del alcohol, los jóvenes que fuman hachís o marihuana suelen pertenecer a grupos reducidos, de confianza y donde saben que son aceptados.

De hecho, en el trabajo se ha puesto de manifiesto que los adolescentes que reconocen consumir hachís o marihuana lo hacen durante el día, a la entrada del instituto y en los recreos,acudiendo así a las clases con un estado de «intoxicación» producido por estas sustancias.

Un consumo que, además, está normalizado y hace que aquellos que trafican con la sustancia no sean vistos como ‘traficantes’ sino como ‘colegas’. Y es que, suelen creer que es natural y tiene un uso terapéutico, lo que podría explicar que lo vean como una forma de «anestesiarse» y «regular sus emociones».

«Los jóvenes reclaman sentirse apoyados, por lo que es necesario que les ofrezcamos optimismo de cara a su futuro, ya que con la crisis ha habido un aumento de aquellos que quieren vivir el presente ya que les es duro pensar en su futuro», ha explicado la presidenta del Consejo General del Trabajo Social, Ana Lima.

Del mismo modo ocurre con el alcohol, sustancia que comienza a probarse entre los 13 y 14 años y que se utiliza como un «ritual de paso» para dejar de ser un «niño». Los fines de semana es cuando mayoritariamente se consumen bebidas alcohólicas por parte de los jóvenes y los motivos por los que lo hacen es para mejorar sus habilidades sociales, facilitar acciones que sólo se permiten bajo los efectos del alcohol.

Pero, a pesar de que se han demostrado los peligros que tienen las bebidas alcohólicas en la maduración de los jóvenes, éstos no tienen percepción del riesgo por ser legal y estar está normalizado su consumo en la sociedad, en sus propias casas.

Si se analiza por género el consumo de alcohol y cannabis, los responsables de la encuesta han avisado de que las parejas donde el chico es el consumidor hay mayores probabilidades de que la chica consuma, ya que ellas reconocen hacerlo para gustarles, mientras que ellos lo hacen por ser «más valientes, más machotes».

«Asimismo, es llamativo que los jóvenes lleguen a ver más peligroso el tabaco que el alcohol y cannabis, por lo que es necesario que la sociedad medite qué está pasando, si realmente se está abordando el problema y si se está haciendo lo suficiente», ha recalcado la delegada de Socidrogalcohol en la Comunidad Valenciana, Stella Vicens.

Aunque en todas las regiones hay jóvenes que abusan de estas sustancias, el trabajo, realizado en 12 comunidades autónomas, ha mostrado que en Galicia y Melilla los jóvenes empiezan más tarde a beber alcohol (14,2 años), mientras que en Aragón son los más precoces (13,4 años). En cannabis, los que antes empiezan a fumarlo son los adolescentes de Baleares, Cataluña, País Vasco y Ceuta (14,6 años), y en Andalucía, Castilla y León y Melilla los que más tarde lo hacen (15,1 años).

Asimismo, las tres comunidades donde el alcohol adquiere mayor prevalencia son la Comunidad Valenciana, Castilla y León y Navarra, regiones que, junto con el País Vasco, presentan cifras de borracheras que superan la media nacional. En cuanto al conocido como ‘binge drinking’, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Navarra es donde más se practica este patrón de consumo y, donde menos, en Ceuta, Melilla, Canarias y Baleares.

La práctica del botellón está más extendida en Castilla-La Mancha y Extremadura y donde menos en Canarias, Galicia, Ceuta y Melilla. Además, la Comunidad Valenciana, junto con Cataluña y País Vasco lideran el consumo de cannabis entre los jóvenes, si bien Ceuta, Melilla, Extremadura, La Rioja y Castilla-La Mancha se sitúan entre las regiones cuyos adolescentes fuman menos hachís o marihuana.

Con todo ello, el presidente de Socidrogalcohol, Francisco Pascual, ha subrayado la importancia de que las familias se impliquen más en educar sobre los riesgos que conlleva el consumo de cannabis y alcohol entre los jóvenes, más allá de si aprueba o no, y de que la sociedad luche por ellos para ofrecerles un futuro más esperanzados.

También, los expertos han abogado por fomentar el trabajo en redes de los diferentes profesionales, incorporar en la educación asignaturas que atiendan a la persona de forma integral, formar a los profesores en aspectos emocionales y de habilidades para la vida y aumentar la concienciación social sobre los peligros del consumo de alcohol y cannabis.

«Los problemas del consumo en los menores son el problema del mundo adulto, por lo que si no atendemos a lo que verbalizan los jóvenes seremos poco eficientes en la prevención». Imagen relacionada

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EDUCACIÓN DE DROGAS

 

En Narconon Los Molinos somos conscientes de que la educación de los más jóvenes es el arma mas eficaz en la lucha contra la adicción. La realización de campañas contra la droga proporciona una correcta información allí donde las mentiras sobre las drogas hacen mella entre los más jóvenes. Cualquier traficante sabe que los jóvenes de hoy serán los clientes del mañana, las falsas informaciones sobre las bondades de la droga como el alcohol o la marihuana confunden hoy a la juventud, llevándoles en el peor de los casos a una vida de adicción e infortunio. Los chavales necesitan saber la verdad sobre el abuso de las drogas y sus nefastas consecuencias, y la necesitan ahora, antes de que sea demasiado tarde.

A pesar de las continuas campañas que podemos ver en los medios de comunicación, hemos comprobado que no siempre se recoge la información necesaria para que los padres y tutores puedan efectuar una educación preventiva adecuada ya que siguen existiendo muchas dudas y malentendidos con respecto al tema de las drogas y sus peligros para la salud.

Nuestro compromiso con los mas jóvenes.

En Narconon Los Molinos estamos comprometidos con los más jóvenes, realizando campañas en los colegios de la Comunidad de Madrid, donde miles de niños tienen por primera vez la información real de las consecuencias de las drogas.Resultado de imagen de NARCONON LOS MOLINOS

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LUDOPATIA: Cuando el juego se convierte en adicción

Aunque no existan estadísticas oficiales, las estimaciones son alarmantes y señalan que entre un 0,5% y un 2% de la población es adicta al juego en nuestro país. Lo más llamativo es que hay un cambio progresivo en el perfil del ludópata; son cada vez más jóvenes, tienen un mayor nivel de formación y un acceso fácil a múltiples propuestas en la red.

imagen

Aunque no existan estadísticas oficiales, las estimaciones son alarmantes y señalan que entre un 0,5% y un 2% de la población es adicta al juego en nuestro país. Lo más llamativo es que hay un cambio progresivo en el perfil del ludópata; son cada vez más jóvenes, tienen un mayor nivel de formación y un acceso fácil a múltiples propuestas en la red.

Ya no hablamos únicamente de engancharse al bingo, al casino y a las tragaperras, hablamos de la adicción a las máquinas de apuestas deportivas y al juego online, regularizado en junio de 2012. Efectivamente, las apuestas son la segunda causa de ludopatía.

Una vida de engaños, excesos y pérdidas

Gracias a internet y al acceso a las nuevas tecnologías un clic es suficiente para conectarnos desde cualquier lugar con cualquier sitio del planeta y sin restricción horaria. Esta situación, como mencionábamos, ha modificado la edad de los adictos. Si antes el perfil se asociaba más a personas de edad adulta/avanzada, hoy nos encontramos con jóvenes en su mayoría de entre 16 y 25 años.

La ludopatía no es un vicio, no es un defecto, no es propio de personas débiles, negativas, “sin personalidad”, ni tampoco de personas con mucho tiempo libre

La ludopatía o juego patológico es considerado un problema psicológico que afecta todos los aspectos de la vida; la persona percibe que tiene todo bajo control, pero le resulta imposible aplazar el impulso o deseo por jugar.

Con frecuencia un familiar o las personas más cercanas van detectando los cambios en el estado de ánimo del ludópata (irritabilidad, mal humor, poca tolerancia, preocupación intensa, ansiedad, insomnio, etc.). Pero esa detección no siempre es inmediata; básicamente porque los ludópatas no acuden diariamente y a toda sala de juego que encuentra a su paso, sino que por lo general, fijan su atención en una o dos y puede acudir con una frecuencia regular, pero espaciada.

En el caso del los jugadores online, también es complicado porque casi todos poseen un móvil con acceso a internet y con los múltiples usos que puede darse con la tecnología, es muy difícil distinguir en qué actividad concentran su atención y su interacción.

Sin embargo, en ambos casos, el comportamiento de juego desadaptativo será caracterizado por uno o más de los siguientes criterios:

  • Preocupación por el juego. Planifican la próxima aventura o piensan formas de conseguir dinero con el que jugar.
  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
  • Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  • El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para aliviar sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad, depresión.
  • Se engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación con el juego.
  • Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la desesperada situación financiera causada por el juego.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CONSECUENCIAS DEL ALCOHOL EN LA SALUD

El consumo de alcohol por los adolescentes produce graves efectos sobre su salud física, psíquica y social al no haberse completado su desarrollo y aumenta la probabilidad de ser dependiente del alcohol en la edad adulta.

 

imagen

El consumo de alcohol suele iniciarse en España alrededor de los 13 años. En la actualidad el alcohol está muy presente en el tiempo libre y en las relaciones sociales de los jóvenes, el 75,1% de los adolescentes de 14-18 años ha consumido alcohol alguna vez en su vida, 6 de cada 10 adolescentes se han emborrachado alguna vez en su vida y 1 de cada 3 lo ha hecho en los últimos 30 días.

El número de chicas que consume alcohol y se emborracha es superior al de los chicos. Los chicos beben más cantidad de alcohol que las chicas. La mitad de los adolescentes españoles no cree que consumir 4 o 5 copas durante los fines de semana pueda ocasionar problemas de salud. En España, es muy elevado el porcentaje de jóvenes y adolescentes que beben alcohol desde edades muy tempranas.

El consumo de alcohol por los adolescentes produce graves efectos sobre su salud física, psíquica y social al no haberse completado su desarrollo y aumenta la probabilidad de ser dependiente del alcohol en la edad adulta.

El cerebro de los adolescentes es especialmente vulnerable a los efectos del alcohol. En los últimos años, numerosos estudios científicos demuestran la asociación del consumo de alcohol y el daño cerebral en los adolescentes.

La falta de madurez psicológica, propia de la adolescencia, dificulta el manejo de muchas sensaciones y efectos que produce el consumo de alcohol. Disminuye la atención, la capacidad y el tiempo de reacción y dificulta la toma de decisiones.

Se producen actitudes violentas , agresiones, alteraciones de las relaciones familiares, con los amigos, maestros, compañeros, problemas con los estudios, facilita conductas de riesgo como la utilización de vehículos, como conductor o pasajero, tras haber ingerido alcohol o relaciones sexuales no seguras que provocan embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

¿Sabes por qué beben los jóvenes? y ¿sabes cómo beben?

La motivación que mueve a los jóvenes al consumo de alcohol va desde la búsqueda de los efectos psicoactivos del alcohol, hasta percibir que el consumo mejora las relaciones con los demás, sirve de evasión, es “útil” en las celebraciones y momentos de fiesta, para integrarse en el grupo de iguales, y para demostrar “que se es adulto”.

Se ha extendido la costumbre de beber en “atracón” o “binge drinking”, o su denominación más común, “El Botellón” consumo intenso de alcohol que se realiza en un escaso lapso de tiempo, localizado fundamentalmente en el fin de semana. Del 58,5% que había consumido bebidas alcohólicas en los últimos 30 días, casi todos (99,8%) habían bebido en fin de semana, mientras que sólo un 39,3% lo había hecho en días laborables. En cuanto a la frecuencia, un 23% de los estudiantes había bebido todos los fines de semana.

El alcohol es la sustancia cuyo consumo está más extendido entre los estudiantes de 14-18 años de edad. Tres de cada cuatro jóvenes (en ese tramo de edad) lo habían probado alguna vez, casi la misma proporción lo había consumido en los últimos 12 meses y más del 60% en los últimos 30 días.

La edad media de inicio al consumo se sitúa entre los 13 y los 14 años

Aunque el consumo mantiene una tendencia estable en los últimos años, los consumos de tipo intensivo (borracheras o intoxicaciones etílicas “binge drinking” o consumo en atracón) han aumentado en España. Casi 2 de cada 5 adolescentes declara haberse emborrachado alguna vez en los últimos 30 días, destacando que las prevalencias de borracheras son ligeramente mayores en chicas que en chicos.

Cuatro de cada seis estudiantes de 14-18 años reconoce haber consumido cinco o más consumiciones en un intervalo aproximado de 2 horas (binge drinking) en los últimos 30 días, siendo esta situación más frecuente entre chicos que entre chicas.

Es interesante analizar en este tema cuales son las motivaciones que los propios jóvenes expresan en relación al consumo de bebidas alcohólicas y también aquellas que tienen los que no las consumen. En relación con los motivos para consumir, los estudiantes declaran principalmente que lo hacen porque les gusta su sabor (71,0%) y por diversión y placer (63,6%), para sentir emociones nuevas (15,2%) sólo un 15% declara hacerlo para olvidar los problemas personales y un 14,6% para superar la timidez y relacionarse mejor. Entre las razones para no beber destacan los efectos negativos para la salud (57,3%) y la pérdida de control (42,5%).

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El 76% de los bebedores de riesgo no percibe que toma demasiado alcohol

Uno de cada seis españoles mayores de 18 años consume niveles preocupantes

El 17,1% de los españoles mayores de 18 años —uno de cada seis, aproximadamente— es un consumidor de riesgo, según el I Primer Estudio Lundbeck: Percepción y Conocimiento del Alcoholismo en España, presentado este miércoles en Madrid. “Los españoles estamos siempre entre los países que más bebemos con Francia, Portugal e Italia”, ha dicho Julio Bobes, presidente de Socidrogalcohol. “Pero tan importante o más que los datos es la tendencia”, ha añadido Antoni Gual, de la Unidad de Alcohología del Hospital Clínic de Barcelona. Gual ha destacado que cuando se compara el consumo que los encuestados notifican (4.250 entrevistas en toda España con un error del 5%) con la percepción del riesgo que ellos mismos tienen hay un claro desequilibrio: frente a ese 17,1% que —según lo que dice que consume— está en riesgo, solo el 1,3% piensa que su ingesta es alta o muy alta. Es decir, el 76% de los que beben de más creen que toman una cantidad normal de alcohol.

El cálculo de quién es consumidor de riesgo se mide de dos maneras en función del tipo de bebedor que se sea: si se es de diario —el patrón mediterráneo— o de fin de semana —el modelo anglosajón que usan los jóvenes, por ejemplo durante el botellón—. Para ello se asigna a cada cerveza, vino o chupito una unidad de bebida, y dos a los combinados. Se considera que un hombre es bebedor de riesgo si ingiere cuatro o más unidades de bebida a diario, o si toma cinco o más cuando lo hace de una sentada. En las mujeres, en general con menos peso, los límites bajan a dos y cuatro, respectivamente.

Los datos del trabajo, que aún no están analizados del todo según ha dicho Bobes, muestran otras peculiaridades. Gual ha destacado que uno de cada cinco españoles no bebe nunca, lo que contradice la idea de que “todo el mundo bebe”. “Solo el 23,5% lo hace más de dos veces por semana”.

Cuanto más joven, más se bebe

Por edades, en general, se bebe más cuanto más joven se es, siendo los menores de la muestra, entre 18 y 25 años, los que más alcohol ingieren. Por sexo, aunque tienden a equiparase, todavía son más los hombres los que beben: un 19,6% de los encuestados y un 14,5% de las encuestadas se consideran de riesgo, mientras que hay un 16,6% de abstemios y un 27,8% de abstemias. Esta tendencia es especialmente grave porque hasta los 24 años el cerebro está formándose, y el alcohol interfiere en ese proceso, ha señalado Bobes.

Hasta 64 enfermedades se relacionan con la bebida

Al problema de la escasa percepción de riesgo se une el de rechazo social, ha indicado José Ángel Arbesú, coordinador del Área de Neurociencias de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), quien ha resaltado que todavía un 12,4% de los encuestados cree que el alcoholismo es un vicio, y otro 33,7%, que es una enfermedad que empieza por un vicio. Esta opinión lastra la petición de ayuda, cuando “lo primero es tener conciencia de que hay un problema de salud”. Arbesú ha recordado que el alcohol se relaciona con 40.000 muertes al año en España.  “Hay hasta 64 enfermedades vinculadas directa o indirectamente” con el alcohol (hepáticas, cánceres, psiquiátricas).

Javier Zarco, coordinador del Grupo de Intervención en Drogas de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), ha afirmado que, ante el problema del alcoholismo, los médicos de atención primaria están preparados para atenderlo. De hecho, son los favoritos de los encuestados para acudir a buscar ayuda. En segundo lugar, lo son las asociaciones de alcohólicos y en tercer lugar, los centros de adicciones. En cuarto puesto están los psicólogos, a gran distancia salvo entre los más jóvenes de la muestra. “Hay que tener en cuenta este dato porque la disponibilidad de psicólogos en atención primaria es bastante limitada”, ha señalado.

Los especialistas afirman que, con estos y otros datos, haría falta una ley que regulara el consumo de alcohol. Todos los ministros lo intentan, pero luego lo dejan, ha dicho Bobes. Gual ha indicado tres aspectos que una norma debería regular: precio, accesibilidad y publicidad. Respecto a este último punto ha dado un dato: “Cada día la industria gasta un millón de euros en promocionar las bebidas alcohólicas. No es ético”.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA TRAMPA DE LA DROGA

 

¡Hola! soy un chaval de 34 años que se paso unos cuantos inmerso en el consumo de sustancias toxicas y totalmente perdido en la vida.

Con tan solo trece años empezaron mis primeros escarceos con el alcohol, pase unos años que bebía a temporadas y con el tiempo tenia que ser a diario.

Comencé a trabajar con 16 años, cuando salía los fines de semana cogía unas borracheras tremendas, siempre fui tímido y parecía que el alcohol me desinhibía, pero cuanto mas bebía mas hecho polvo me sentía y mi timidez seguía ahí y cada día me sentía más ausente de la realidad.

Tuve una gran decepción con 24 años al romperse la relación con mi pareja y ya me tire a la bebida sin reparos, no encontraba sentido a las cosas y todo me aburría.

Un sábado por la noche la desgracia puso en mis manos una sustancia llamada “cocaína” y empezó la cuesta abajo sin freno, lo tome al fin de semana siguiente y al siguiente, cada vez más cantidad y con más frecuencia.

Empecé a no aparecer por casa durante días, a faltar al trabajo, a relacionarme con gente extraña, consumía cualquier tipo de sustancia extraña que cayera en mis manos con tal que me evadiera; Ketamina, Spid, Éxtasis etc, todo esto lo acompañaba de tranquilizantes para poder dormir; tranxilium, tranquimazin etc.

El efecto de todas estas sustancias mezcladas una noche tras otra fue que un día tuve una paranoia increíble , de locos, confundía las cosas reales con imaginarias todo estaba en confusión en mi cabeza y me daba vueltas.
Mi familia estaba totalmente destrozada a la par que yo, deje de ir al trabajo.

Ese mismo día contactamos con Narconon Los Molinos e ingrese.

No sabia ni donde ingresaba ni con quién y tenia bastante miedo a lo desconocido sin confiar en absoluto en volver a coger las riendas de mi vida.

Hoy por hoy puedo asegurar que me siento como nunca he estado en mi vida, feliz, alegre, con ganas de vivir, en paz con todo el mundo y con migo mismo, sin miedos, fuerte y afrontando una vida sin drogas.

No puedo olvidarme de las dos personas que siempre han estado a mi lado en todo este caminar, gracias a mis padres y perdón por el calvario.

Quiero agradecer su ayuda a los terapeutas que colaboraron en mi rehabilitación, Y por favor os pido a cualquiera que leáis estas letras que seáis conscientes de que la droga es una trampa tenga el nombre que tenga y se venda en bares o en callejones, una trampa cada día más profunda y el ultimo en enterarse es el implicado.

Si alguien al leerlo se encontrara ya en la trampa marcar el 91 855 35 15. A mi me salvo la vida.

Francisco Javier (Graduado de Narconon Los Molinos)

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, barba
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario